Un Areópago en Gijón

El sábado 18 de enero se ha celebrado una magnífica ceremonia en Gijón para fundar un nuevo Areópago que servirá para trabajar a las provincias del norte de España. El flamante Soberano Consejo de Caballeros Kadosch se llama Cantábrico 210 y se ha hecho realidad gracias al incansable trabajo del VH Emilio Argente, que ha sabido potenciar muy bien el SCG33 en Asturias y el resto de provincias del Cantábrico. La propuesta para crear este Areópago ha sido una necesidad debido al considerable aumento de hermanos con grados superiores al 18 en los Capítulos de las provincias del norte, y la previsión de nuevas exaltaciones al grado 24. Así podrán trabajar sin necesidad de tener que desplazarse a Madrid.

La ceremonia fue presidida por el Soberano Gran Comendador, Jesús Soriano, asistido por cuatro Soberanos Grandes Inspectores Generales y dos Grandes Inspectores Generales. También participaron hermanos de todos los grados, desde el 4º al 30º, en unos actos impecables y no exentos de emoción, pues la creación de Cantábrico 210 implicará una mayor disposición en esta zona del país por los interesantes grados del Supremo.

Después de la ceremonia todos los hermanos se reunieron en el restaurante italiano Scaletta5, de Gijón, muy céntrico y en una preciosa ubicación junto al mar, donde, previo encargo especial, sirvieron un exquisito menú masónico en el que hubo arancini cúbicos, lasaña de cordero y un rico postre con granos de granada. Todo muy simbólico y sobre todo, muy fraternal. En este día los hermanos han vivido la auténtica esencia del SCG33.

El Supremo Consejo del Grado 33 para España, desde que en 1811 se formasen los cuerpos filosóficos, ha impartido sus enseñanzas teniendo el honor de ser uno de los Supremos más antiguos del mundo, y ha sobrevivido hasta el día de hoy superando todas las dictaduras que intentaron acabar con él. Su doctrina, fundamentalmente democrática y de separación de poderes, fue la precursora de las actuales libertades de las que disfrutan las democracias occidentales, y en estos momentos continúa firme y vigente en la masonería para seguir imparable, y en imparable ascenso, durante muchos siglos más. Este nuevo Soberano Consejo de Caballeros Kadosch es un buen ejemplo de ello. Enhorabuena.

 

Category: