Carta de Asuncion

U∴ T∴ 0∴ A∴A∴G∴I∴

 

Los Soberanos Grandes Comendadores participantes en la XX Conferencia Mundial de los Supremos Consejos Grado 33° del Rito Escoces Antiguo y Aceptado, que se realiza en el Campamento de Asuncion de la Republica de Paraguay entre el 25 al 30 de julio de 2022, congregados bajo la Presidencia del Iy P H∴ Jorge Goldenberg, 33°, Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo del Grado 33° del  R E A∴ y A para la Republica de Paraguay, Supremo Consejo fundado el primero de junio de 1871 y única autoridad del Rito en el Territorio

 

Conscientes

Que la ciudad de Asuncion es la recreación del corazón del Peabirú, aquel ‘camino gramado’ que se ha ido formando a través de los siglos de nuestra Historia común que une los océanos pacífico y atlántico y que recogiendo el mensaje histórico de unidad congrega en este camino a los Supremos Consejos del mundo.

Que nuestra presencia en esta Conferencia Mundial testimonia también el respeto y la admiración al pueblo e idioma guaraní que conservan el valioso legado de la relación armoniosa con el medio ambiente y los pueblos del mundo

Convencidos

  1. Que, la Francmasonería Escocesa proclama ahora, como desde su origen ha proclamado siempre, la existencia de un principio creador, al que rinde culto, bajo el nombre de Gran Arquitecto del Universo. No impone ningún limite a las investigaciones de la verdad, y exige a todos los miembros la tolerancia, a fin de garantizar a todos ellos esta libertad de investigación. La Francmasonería abre su seno a los hombres de todas las nacionalidades y de todas las creencias. La Francmasonería tiene por misión, combatir a la ignorancia, bajo todas sus formas, y constituye una escuela de enseñanza mutua, cuya forma de vida implica obedecer las leyes del país, vivir con honra, practicar la justicia, amar a sus semejantes, y trabajar sin cesar por la paz, la fraternidad y la felicidad de la humanidad, como por su progresiva y pacifica emancipación.
  2. Que, la XX Conferencia Mundial renueva su compromiso con las Constituciones que llevan la fecha de 1762 y las Grandes Constituciones que llevan la fecha de 1786 como las leyes fundamentales de la Masonería Escocesa, a las que todos los masones del Rito Escoces Antiguo y Aceptado deben rendir obediencia implícita.
  3. Que, en este orden de propósitos, la XX Conferencia Mundial abordó como objetivo primordial «Los desafíos políticos, éticos, sociales, jurídicos ante el desarrollo de la tecnología» reflexionando sobre la inteligencia artificial, nanotecnología y nuevos materiales, internet de las cosas, la uberización del mundo, capitalismo digital, biotecnología y mejoramiento humano y el transhumanismo.
  4. Que, el Rito Escoces Antiguo y Aceptado considera que la masonería es el lazo invisible pero efectivo que liga a una sola gran familia: la humanidad, que está integrada por hombres que se han transformado en Caballeros del Espíritu y que hoy como desde sus inicios observa con preocupación la crisis existencial del planeta; responde a los imperativos vitales y existenciales del ser humano y sirve a los designios del Alma Universal, acordes con una renovada dinámica cósmica; mientras que procura preservar el sentido de la concepción exacta de la Iniciación masónica con la intención precisa de dar libre curso al poder y a la gloria del Verbo Espiritual, indispensable para una Nueva Era.
  5. Que, el Rito Escoces Antiguo y Aceptado es un sistema estructurado de Grados Filosóficos basado en altos valores éticos y morales que postula una vía alternativa de evolución para la Humanidad, de carácter espiritual, material y social, las actuales circunstancias mundiales evidencian una crisis sin precedentes que ameritan la más urgente de las acciones conjuntas e individuales. Es cierto que el alto y profundo contenido humanístico de nuestro Rito plantea la preservación de las condiciones de vida basadas en el mutuo entendimiento, la tolerancia y la libertad de pensamiento, pero no es menos cierto que las condiciones que se observan en distintas latitudes del planeta resultan deplorables e inequitativas para muchos miembros de nuestra especie humana.
  6. Que, los Soberanos Grandes Comendadores participantes observamos con suma preocupación el curso de la humanidad: los graves enfrentamientos y agresiones entre los pueblos, los fundamentalismos ideológicos o religiosos, las acciones devastadoras que afectan el medio ambiente y las especies vivas, el incremento de la criminalidad y la corrupción y en general las decisiones que se adoptan a nivel mundial que afectan los valores, la paz y la convivencia humana.

Declaramos

  1. Compartir los postulados de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y las 169 metas adoptados por las Naciones Unidas que contienen la Agenda universal que retoma los Objetivos de Desarrollo del Milenio y pretende hacer realidad los derechos humanos de todas las personas y conjugan las tres dimensiones del desarrollo sostenible: económica, social y ambiental.
  2. Retomar la vigencia plena de los principios ancestrales originarios y propios de nuestra naturaleza humana, con todos los problemas concomitantes que las ponencias de los otros Supremos Consejos nos han expuesto en el marco de este Vigésimo Conferencia Mundial de Supremos Consejos, y los desafíos del presente siglo XXI.
  3. Ratificar nuestro ferviente compromiso de proponer desde nuestros cuerpos escocistas las iniciativas de carácter ecologista, humanista, científico, democrático, y laicista, que permitan dilucidar con responsabilidad plena la búsqueda de soluciones para afrontar tal crisis contemporánea, en correspondencia con las cualidades de la vida que deben ser preservadas y desarrolladas en un régimen de Paz con Justicia y Tolerancia Universales, reafirmando los valores más permanentes de la Liberta de, la igualdad, y la Fraternidad que, históricamente, todavía continua anhelando la humanidad.

Luego de ser leído, nos ratificamos en su contenido y lo aprobamos suscribiendo en la Sala de Sesiones a los veintiocho días del mes de julio de 2022 e∴ v∴

Category: